pageEl cierre del hospital Padre Billini y el traslado de pacientes y equipos en otros centros, representan solamente el último y más trágico  acto de la farsa en que se está volviendo la “restructuración” de la Zona Colonial efectuada con cuantiosas inversiones del BID, Banco Interamericano de Desarrollo y que ha producido aberraciones como la “remodelación” de la Puerta del Conde, tragedias como el derrumbe del Hotel Francés (a propósito que hay de los responsables?) y daños al patrimonio histórico inconmensurables como la destrucción de parte del acueducto colonial (vale la misma pregunta) y de la muralla colonial sur.

Solo la protesta popular y la oposición férrea del   Comité Dominicano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) han salvado hasta la fecha  las ruinas del monasterio de San Francisco de otro absurdo arquitectónico disfrazado de restructuración.

Lo que se quiere hacer con el hospital más antiguo de nuestro país, fundado hace más de un siglo por el padre Billini,  va en esa misma dirección.

Como señalado por ICOMOS en su declaración emitida el año pasado en ocasión de la celebración del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, aprobado por la Asamblea General de la UNESCO en 1983, “existe la convicción de que el patrimonio debe estar al servicio del turismo, actividad productora de grandes beneficios económicos”.

Esta convicción obviamente está fomentada por grupos empresariales, primeramente por el que está liderado por la familia Vicini, quienes han visto en la Zona Colonial de Santo Domingo, declarada el 8 de diciembre de 1990 como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), su personal gallina de los huevos de oro. Claro está, que la gallina ha iniciado a producir huevos de oro gracias a los préstamos otorgados al Estado dominicano por el BID (US$30 millones en su primera fase y US$90 millones en su segunda fase), lo que significa deuda pública que pagamos todos nosotros con nuestros impuestos, lo cual va en detrimento de políticas publicas a favor de los más necesitados.

Es por todo lo antes mencionado que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, representada en la zona colonial por Elías Bobadilla Koury, quien además es presidente del Comité de Defensa de Ciudad Colonial,  condena los abusos y arbitrariedades de los que ha sido víctima nuestra Zona Colonial  de parte de grupos empresariales  como Vicini que, con la complicidad del Estado destruyen no solo nuestro patrimonio como pueblo,  sino que van muy en contra de  los mejores intereses de nuestro pueblo, llegando hasta a la intención de despojar la población de más escasos recursos  del único hospital con el que cuenta la Zona Colonial  y áreas circundantes, ya que  lo que se quiere es transformar esa zona en una “boutique” a cielo abierto para el disfrute de los turistas y de los adinerados, olvidándose que es patrimonio de todos.

Les pedimos a las autoridades y sectores poderosos que actúan  en franco contubernio con estas, de  dejar de una buena vez en paz a un pueblo que, además de dejarlos gobernar  sin ser legítimos ganadores,  ahora se les quiere privar hasta de lo más básico como lo es el derecho a la salud” ha declarado Elías Bobadilla durante la última protesta  realizada frente al hospital Padre Billini el pasado viernes 27 de julio en la tarde.

Nos preocupa sumamente que una institución tan desprestigiada como la OISOE esté a cargo de la remodelación del hospital, cuando, recordamos, se trata de la segunda intervención que se hace al mismo en apenas seis años ya que fue realizada la primera en el 2012 con un costo de 15 millones de dólares y ahora lo que se está alegando e que la estructura presenta una situación que es más grave de lo previsto según la misma OISOE” por otro lado ha declarado el Dr. Manuel María Mercedes,  presidente nacional de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos estará por lo tanto atenta y en movilización permanente ante estas maniobras poco claras que esconden un intento de cierre del hospital más antiguo de país y de lucrarse una vez más con la remodelación de un hospital público a espaldas del pueblo dominicano.

Santo Domingo, D.N.
29 de julio de 2018

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s